NO ENCONTRARON SIGNOS DE VIOLENCIA EN EL CUERPO DEL HOMBRE ENCONTRADO EN LA COSTANERA

El hombre era buscado hace dos meses y fue encontrado a orillas del riacho Formosa

Los peritos no hallaron golpes ni signos de violencia en el cuerpo del hombre encontrado en la costanera. Los resultados del examen forense realizado ayer revelaron como causa del deceso un parocardiorespiratorio no traumático.

El cadáver de un hombre identificado por la Policía como Julio César Insaurralde, quien era buscado desde mediados del mes de junio pasado, fue encontrado ayer en avanzado estado de descomposición a orillas del riacho Formosa, debajo de la Costanera Vuelta Fermosa de nuestra ciudad.


Fue alrededor de las 16 cuando el personal de mantenimiento de la costanera estaba limpiando la zona y realizando tareas de poda de árboles, y al llegar a la altura de la prolongación de la calle Saavedra, advirtió que a la vera del riacho había un cadáver que fue arrastrado por la corriente hasta ese lugar.

El macabro hallazgo movilizó a los operarios, que enseguida llamaron a la Policía para informar el hecho.

Varios móviles y efectivos de distintas dependencias llegaron hasta el lugar, como así también el juez Penal de turno, Guillermo Caballero, y el fiscal Lucio Leiva. La zona fue preservada y durante varios minutos peritos de la Policía trabajaron a las órdenes del magistrado, quien dirigió personalmente el operativo.
El cuerpo estaba boca abajo, en avanzado estado de putrefacción y vestía un jean azul, zapatillas de color negro y una remera verde. Los peritos encontraron en uno de los bolsillos del jeans un soporte de pastillero con una inscripción hecha con corrector blanco que decía “Julio”.

La Policía dedujo en ese momento que podría tratarse de Julio César Insaurralde, de 35 años de edad, quien padecía problemas de esquizofrenia y era buscado hace más de dos meses por sus familiares, tras la repentina desaparición de su casa en el barrio Mariano Moreno.

Luego, el cuerpo fue retirado del lugar y subido a un móvil que se encargó de trasladar los restos hasta la morgue judicial donde se llevó a cabo la autopsia ordenada por el juez.

Con posterioridad, los familiares reconocieron el cuerpo por la ropa que vestía, confirmando que se trataba de Insaurralde.