Mié. Sep 30th, 2020

HALLAZGO RESONANTE: ANUNCIAN QUE HAY POSIBLES INDICIOS DE VIDA EN VENUS

Un impactante anuncio de la Royal Astronomical Society vuelve a poner sobre el tapete una hipótesis planteada hace exactamente 53 años en la revista Nature por Carl Sagan y Harold Morowitz: las nubes de nuestro vecino cercano, Venus, podrían albergar alguna forma de vida.

Investigadores de las universidades de Cardiff, Manchester, y Cambridge, en el Reino Unido, y del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en los Estados Unidos, utilizando los telescopios James Clerk Maxwell, de Hawai, y ALMA, de Atacama, en Chile, detectaron un gas llamado «fosfina» o «fosfano» (PH3) a entre 48 y 60 km de altura sobre la superficie hirviente del segundo planeta de la familia solar, un hermano rocoso y similar a la Tierra en cuanto a tamaño, masa y composición. La «fosfina» es incoloro, inflamable, explota a temperatura ambiente y huele a ajo. Pero, y he aquí lo más importante, se cree que se forma naturalmente por la degradación de materia orgánica.

Según explica Ximena Abrevaya, astrobióloga, investigadora del Conicet en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE) y directora del Núcleo Argentino de Investigación en Astrobiología, «se encuentra en muy bajas cantidades en la atmósfera terrestre. Desde hace un tiempo se ha propuesto que aquí se produce por descomposición de materia orgánica, y los microorganismos tendrían un posible rol en su producción, aunque no se han identificado aún rutas metabólicas».

Para Rodrigo Díaz, del Centro Internacional de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de San Martín (ICAS), el anuncio es «emocionante»: «Aunque es difícil encontrar evidencia concluyente (de que el gas fue generado por microbios), en este caso hay varias cosas interesantes. A esa altura, la temperatura es propicia para la vida y los autores descartaron otras fuentes, como relámpagos en la atmósfera o vulcanismo. Por otro lado, ese gas en una atmósfera como la de Venus debería oxidarse rápidamente y desaparecer. Tendría que haber algo que lo esté produciendo. La pregunta es si es algo abiótico o con vida».

Venus es el vecino planetario más cercano a la Tierra. Similar en estructura pero ligeramente más pequeño que la Tierra, es el segundo planeta desde el Sol. La Tierra es la tercera. Venus está envuelto en una atmósfera espesa y tóxica que atrapa el calor. Las temperaturas de la superficie alcanzan los 880 grados Fahrenheit (471 grados Celsius), lo suficientemente calientes como para derretir el plomo.

En este sentido, de acuerdo al licenciado Mariano Ribas, jefe de Divulgación Científica del Planetario de la Ciudad de Buenos Aires, Galileo Galilei, el descubrimiento del planeta Venus es una novedad muy curiosa: “Es llamativo que se presente como un potencial escenario para la vida”.

Es la primera vez que se halla fosfina (o fosfano) en uno de los cuatro planetas telúricos del Sistema Solar, “al margen de la Tierra”, indicó Jane S. Greaves, profesora de astronomía de la Universidad de Cardiff, que dirigió el estudio. “Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, fue un shock”, agregó la astrónoma, citada en un comunicado.

Aunque hace varios años se venían publicando trabajos que sugerían que el hallazgo de este gas en un planeta rocoso implicaría la presencia de vida, antes de enviar a publicar su estudio los autores imaginaron caminos alternativos que podrían fabricar las cantidades de fosfina detectadas. Sin embargo, tras meses de investigación y arduos esfuerzos, no pudieron encontrar ninguna otra explicación. Pensaron en algún tipo de interacción de la luz solar, minerales lanzados desde la superficie por algún volcán o relámpagos, pero la cantidad que estos llegarían a generar sería de alrededor de una diezmilésima parte de la detectada por los telescopios.

«Esto significa que se trata de vida, o de algún proceso físico o químico que no esperamos que ocurra en planetas rocosos -dice el astrobiólogo Janusz Petkowski, coautor del trabajo-. Revisamos todos los procesos que podrían darse en un planeta de este tipo. Si no se trata de vida, entonces nuestra comprensión es muy deficiente».

Fuente La Mañana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *