DESOBSTRUCCIÓN DE ALBAÑALES

Los trabajos se desarrollaron en el sector de calle Ayacucho en inmediaciones de la calle Belgrano la idea es optimizar el escurrimiento de líquidos con la intención de mantener los desagües pluviales en óptimas condiciones, el municipio local desplegó un vasto operativo en dicho sector de la ciudad, destinado a controlar todo el drenaje urbano, para evitar acumulaciones de agua.

Por tal motivo, se constató que todas las bocas de tormentas queden liberadas de residuos que eventualmente van a parar allí arrastrados por las aguas.

Normalmente se trata de bolsas, cartones, papeles, envases de plásticos, hojas y ramas, entre otros, los que, al ser intensas las precipitaciones, son transportados rápidamente por el agua hasta los sumideros, produciendo taponamientos y posteriormente la acumulación de líquidos.