Mar. Sep 29th, 2020

DENGUE: CONTINUAS CAPACITACIONES PARA EL PERSONAL DE SALUD

En el marco de la lucha constante contra el dengue, se marcó la importancia de las capacitaciones que desde el Ministerio de Desarrollo Humano se vienen llevando a cabo para el personal de salud de toda la provincia.

Al respecto, el director del Hospital Central de Formosa, el doctor Mario Romero Bruno, indicó que “ya estuvimos en Pirané, anteriormente en Clorinda y en otras localidades del interior, como Laguna Blanca, Naineck, etcétera, justamente para estar preparados ante esta situación que se está presentando en el vecino país de Paraguay”.

Advirtió que se trata de “una de las epidemias más grandes que la están reconociendo ellos mismos en el boletín oficial, donde la cantidad de casos está superando la cifra que esperaban para este momento del año”.

Mencionó a su vez que “hay que tener en cuenta que en la ciudad de Asunción están circulando dos serotipos de virus, el dos y el cuatro, lo que también nos pone en zona de riesgo a nosotros, no sólo por la cuestión geográfica y el tránsito que tenemos, sino que años anteriores hemos tenido dengue tipo uno”.

De manera que “las personas que han tenido contacto con este serotipo, al introducirse uno nuevo, en este caso el cuatro que es el más frecuente, pero también pudiera ser el dos, hace que las personas pudiesen tener algún síntoma o signo de alarma, presentar un dengue grave e inclusive hasta morir”.

Síntomas

“El dengue grave tiene distintas etapas: la primera es la febril, la que conocemos la gran mayoría, que es como un síntoma gripal que habitualmente se resuelve, pero hay un pequeño porcentaje de personas que pueden presentar síntomas más graves, primero por factores predisponentes, la edad de los mayores y los menores, los que tengan una enfermedad crónica, pero también los que han tenido contacto con el dengue anteriormente”, puntualizó el médico epidemiólogo.

Detalló que “hay una etapa que es justamente cuando disminuye la fiebre, al tercer o cuarto día, que se presentan los síntomas de alarma, donde primero como equipo de salud tenemos que reconocerlos rápidamente, pero también la comunidad tiene que saber cuáles son estos síntomas de alarma”.

“Cuando baja la fiebre, al tercer o cuarto día, comienza un dolor abdominal, vómitos, puede haber algún sangrado, mucho sueño e irritabilidad, falta de aire o mareos al levantarse. Esas características, cuando baja la fiebre, son síntomas de alarma, por lo que la persona debe concurrir inmediatamente al médico”, precisó.

En ese caso, refirió que “el tratamiento que se hace para esta situación que si es oportuno y correcto puede salvar la vida es hidratación con mucha cantidad de suero. Esa sola medida, oportunamente hecha, es suficiente para que el dengue no se complique”.

Por todo lo expuesto subrayó el profesional que “tenemos que estar atentos y reconocer los síntomas”, a la vez que indicó que “estamos pidiendo que las personas que tengan un síntoma febril no se automediquen y vayan al médico; luego que consulten nuevamente a las 48 horas para evaluar estos síntomas de alarma. Si hacemos esto por un lado estamos tratando de evitar la muerte o las complicaciones del dengue”.

“En lo otro que seguimos insistiendo es en la tarea que la venimos desarrollando a través de las brigadas sanitarias, casa por casa, desde hace muchos años”, puso de relieve Romero Bruno, remarcando que “si no hay reservorio donde el mosquito coloque sus huevos no hay dengue. Cuanto menos haya, y ojalá que no haya nada de reservorios, mejor. Evitemos que esta enfermedad pueda producir un daño en la población”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *