jue. Ene 23rd, 2020

CRECIDA DEL RÍO PILCOMAYO: VIALIDAD PROVINCIAL EJECUTA TRABAJOS EN EL QUEBRACHO Y LA RINCONADA

Fernando De Vido, administrador general de la Dirección Provincial de Vialidad, brindó detalles de las tareas que llevan adelante para mitigar el impacto de las aguas como consecuencia de la crecida del Río Pilcomayo, que en los primeros días de enero tuvo un pico. Dijo que la principal consecuencia son los sedimentos que traen las aguas, que “hace que las zonas sean vulnerables”, para el terreno y para los pobladores de la zona oeste del territorio formoseño.

Confirmó que el grupo de trabajo de vialidad provincial está abocado en las zonas de El Quebracho y La Rinconada, mientras que en Ingeniero Juárez por unas horas se detuvo las tareas por las lluvias en el lugar.

Sostuvo que en diciembre fue el pico de crecida del río Pilcomayo, y nuevamente los primeros días de enero, “ingresando el caudal de las aguas por lo que llamamos la embocadura a la altura de María Cristina y que continúa su curso a la altura del cañón en Laguna Yema”, como consecuencia de las intensas lluvias de la zona este y sur de Bolivia.

Apuntó que este fenómeno golpea a los departamentos de Ramón Lista y Bermejo, siendo las “zonas vulnerables” a las crecidas del río, fundamentalmente “por los cambios de relieve”, es decir, a la morfología del terreno que provocan los sedimentos. “Porque al ingresar el agua también ingresan los sedimento, que para tener una idea significan 140 millones de toneladas, lo que pueden ser miles de hectáreas con distintas alturas que te van modificando todo un relieve”, detalló.

Por eso desde el estado provincial hace muchos años se articulan acciones con las distintas áreas para construir terraplenes que “defiendan a los pobladores”, acotó sobre las medidas que se llevan adelante hace muchos años. Y en ese sentido informó que los trabajos que se llevan adelante son “hoy en El Quebracho y en La Rinconada”.

Puso en valor que “en el esfuerzo que hace la provincia para mantener el ingreso del agua, pero además para mitigar los efectos que trae los desbordes del Pilcomayo, y conformar así un cauce porque el riesgo hídrico también significa convertir a toda esa zona en un lugar vulnerable”.

Volviendo con las tareas que lleva adelante Vialidad Provincial en varios puntos del territorio provincial, afirmó que en la zona de Ingeniero Juárez “se ha paralizado por las intensas lluvias pero solo por unas horas”. Allí, las obras se ejecutan para el ingreso de las aguas al Bañado La Estrella.

Mientras que también en la jornada de este lunes, siguen las tareas en el departamento de Ramón Lista a la altura de El Quebracho con “terraplenes, y también ampliando los cauces y correderas en la zona norte del río Pilcomayo, para así ampliar la capacidad de transporte del agua”, dio más precisiones el ingeniero De Vido.

Y en La Rinconada “se reforzaron los terraplentes que nos permitan proteger a toda esa área, también hemos trabajado al norte del Bañado La Estrella, al sur de lo que sería el río Muerto, La Esperanza construyendo corredores que permitan mitigar los efectos de las consecuencias que trae el aporte de los sedimentos”, concluyó.

También, el titular de Recursos Naturales, Ordenamiento y Calidad Ambiental de la provincia, habló sobre la cuestión de la crecida, y que la problemática se vincula, en especial, con las grandes cantidades de sedimentos que traen el volumen de las aguas, que llegan provenientes de la alta cuenta en Bolivia.

Por lo que “hace que se generen situaciones particulares porque el avance del agua se puede dar da manera muy sorpresiva y la cuestión es hacia dónde va, por eso se trabaja tanto en el proyecto “Pantalón””, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *